Ha pasado menos de una semana y parece que casi se nos ha olvidado la explosión de emoción e ilusión del domingo. ¿Será que ya nos hemos empezado a acostumbrar al sabor del éxito y le dedicamos poco tiempo a disfrutarlo? Ya lo decía Emilio Duró hace unos días en una de sus conferencias: “Estamos programados genéticamente para sobrevivir, no para vivir, por eso no nos permitimos valorar los éxitos, es lo que nos empuja a seguir avanzando. ”
Sin embargo, en la memoria de muchas personas está todavía el recuerdo de la fantástica tarde del domingo en la que un equipo de jóvenes con su entusiasmo, su generosidad, su juego elegante  y su buen hacer volvieron a encumbrar el deporte español.
Un equipo que demuestra una y otra vez que con esfuerzo, dedicación, compañerismo y generosidad se construye el mejor trabajo de equipo. El triunfo llegó a parecer fácil tras todo el trabajo y esfuerzo previo que les llevó a vivir momentos de auténtica lasitud. Su juego inigualable nos resume las claves del éxito de un equipo: el mejor equipo técnico, entrenamiento y preparación constantes combinado con unos valores ejemplares y “creerse al 100% que podían conseguirlo. Todos estos factores fueron los principales ingredientes que les llevaron a alcanzar nuevamente la victoria. Una vez más, liderados por la humildad, la sencillez y la humanidad de Vicente del Bosque quien nos recordó el ejemplo de una magnífica gestión del Talento de un equipo mediante su liderazgo brillante. Alguien podría pensar que valores como la generosidad, la paciencia o la humildad no son valores en alza y que poco sirven para lograr resultados efectivos. Sin embargo, nuevamente “La Roja” vio, venció y vino a demostrarnos que nada puede estar más lejos de la realidad.
¿Qué más necesitamos para ponernos en marcha? Si sabemos lo que necesitamos para que nuestros equipos sean efectivos y lleven a las empresas al éxito tan sólo nos queda dar el primer paso: buscar mecanismos para asimilar este modelo de gestión. A través del Coaching de Equipo trabajamos todos estos ingredientes que a equipos como “La Roja” les han llevado a conseguir el triunfo consecutivo y la evolución hacia la excelencia.
Gracias chicos, por habernos hecho compartir una vez más esta alegría tan especial, por recordarnos lo que se consigue con el mejor trabajo de equipo, por hacernos vibrar de nuevo con nuestros amigos y seres queridos hasta aquellos… a los que sigue sin gustarnos el fútbol. Lo vuestro no sólo es fútbol. ¡Gracias!

Por Minerva Tejero, Fundadora de Hypatia Consultoria